Thursday, October 26, 2006

Nueva chamba!!

Hace un par de semanas me llamaron de Alfresco (para los desubicados que no lo conozcan, como la doctora de la muni de San Isidro) es una de las primeras cebicherías "fashion" que empezaron a sonar gracias a varios premios al mejor cebiche de Lima y, por supuesto, al comercial de "Alfredo, más arroz". El hecho fue que la llamada no era para prácticas en alguno de sus restaurantes sino en una concesión que tienen en la feria de toros de Acho. No fue difícil conseguir las prácticas, de hecho sólo tuve que ir a dejar mi cv, un par de fotos y copia del DNI y luego ir a la susodicha muni de San Isidro para tramitar mi carnet de sanidad. By the way, a pesar de que ir a San Isidro me pareció mejor opción que San Luis, el distrito en el que vivo, porque parecía más organizada y seria la cosa, me salió el tiro por la culata. La información que le dieron a mi madre por teléfono fue que atendían desde las 8 am y todo el asunto se terminaba en 30 minutos. Llegué a las 8, al igual que las personas de laboratorio, recepción de muestras, etc., pero la persona de caja llegó a las 8:15 aprox. En el primer paso del flujo (muestra de sangre) me informaron que no me podían dar el carnet sin examinar mi muestra de heces (cuyo resultado entregan después de 24 horas) y sin asistir a una charla de manipulación de alimentos de hora y media. What!!??? Después de quejarme con las personas del laboratorio (bastante menos agresivamente que antes... parece que las artes marciales están surtiendo efecto) pasé por el resto del flujo (chequeo médico, chequeo dental, toma de fotos) y partí a la oficina. Obviamente llegué tarde, encima tuve que ir el día siguiente a dejar mi muestra de heces y el martes siguiente para asistir a la charla donde intentaron condensar todo lo que aprendí en 3 meses de bromatología en una especie de clase para niños de primaria. O heladeros.

En fin, con mi carnet y uniforme de la escuela me dirigí el domingo 22 de octubre a la Plaza de Acho. Hacía más de 15 años que no iba y no tenía idea de qué micro tomar, así que fui en taxi. Llegué rápido, tuve que preguntar para ubicar la puerta que me habían indicado y ahí estaba Jennifer. Yo sabía que habían convocado a la gente del instituto pero no sabía si alguien más se había metido. En total fuimos 5 personas del HMS (3 chicas en cocina y 2 patas en bar), un pata de Expro y 2 chicas de Monte Catini también en cocina.

Entramos tarde porque no había fotochecks y se demoraron en sacar la lista de gente con permiso para ingresar. Una vez adentro caminamos por los arcos de la plaza hacia el local y recordé claramente mi niñez. El salón comedor está situado en una especie de terraza, adentro está la cocina y en el sótano, el almacén. Como era de esperarse, no es muy higiénico el lugar, cosa que hay que atribuirle a la Plaza en sí y no al restaurante. En fin, el trabajo estuvo duro pero no tanto, estresante en la hora pico (entre 2 y 3 pm) pero bien pagado con un filete de mero en salsa chorrillana, una Inca Kola de medio litro, 20 solcitos y, por supuesto, lo más valioso: la experiencia.

1 Comments:

Blogger Leuzor said...

Hola soy Carlos Chang de www.blogsperu.com

te invito a particpar e la comunidad de blogs peruanos

un fuerte abrazooo

3 November 2006 at 12:52:00 GMT-5  

Post a Comment

<< Home